lunes, 18 de enero de 2010

A Meju, con.......

Se me jodió el lector de DVD de la computadora y me dijeron que cambiarlo era muy fácil. Me puse a ello y después de pasar dos días intentando abrir la tapa del ordenador, con palancas, goma 2, conjuros mágicos y miles de juramentos en todas las lenguas conocidas, se abrió, sin querer, empujando un poquito el panel hacia adelante. ¡La puta! Desatornille y ¡oh, cojones! no salia por detrás. Debia se por delante, otro día para buscar, rebuscar, y...... de pronto ¡milagro!, por intervención divina aparecen dos pestañitas por ahí abajo y ¡click! se abre el panel delantero. ¡Fiesta por todo lo alto! Solo he tardado tres días en sacar el puto aparatito. Me compro el nuevo, meto, atornillo, enchufo, cierro y.........¡cagón'to!, no aparecen ninguno de los lectores, no solo el nuevo, tampoco el otro. Un escalofrío y sienes y sienes de sudores fríos recorren mi cuerpo. Algo he conectado mal, pienso. ¡Hala, a desmontarlo de nuevo! Esta vez no tardo tres días, solo tres horas, un record. Desconecto y vuelvo a conectar, atornillo, fijo, doy esplendor, paso la aspiradora y vuelvo a cerrar. Vuelvo a conectarlo y............. ¡Tachaaaan!, ahora, además no aparece MiPC. Apago presa del pánico, corro al botiquín de urgencias y me inyecto una dosis de adrenalina atravesándome el esternón, como he aprendido de las películas, utilizo técnicas zen ancestrales para bajar los latidos del corazón a limites soportables para el normal de los mortales. Vuelvo a encender el infernal aparato y............. ¡Cagón'toloquesemenea!, ahora no aparece el escritorio, solo la foto de fondo.Vuelvo a apagar, vuelvo a encender una vez, dos, diez, sien....... a veces sale el escritorio, a veces no, nunca Mi PC, ni unidad C ni DVD ni na de na. Me corto las venas, echo la sangre por el teclado para a ver si así, en plan vudú, funciona. Nada, ni con sacrificios humanos. Me voy a la iglesia del pueblo, con la computadora a cuestas, descalzo y flagelándome con alambre de espino, invoco a todos los santos y hago mil promesas (con los dedos cruzados, por si acaso) y vuelvo a casa, nada, Dios tampoco me ayuda, borro mi cruz de ayuda a la iglesia de la declaración de hacienda en venganza. Me acuerdo del consultorio de la Sta. Francis, busco por las emisoras y ,claro, no esta, lo quitaron hace tiempo. No hay esperanza, todo esta negro.............. De pronto se hace la luz. Meju, sí, Meju, el hermano de Tron. ¡MEJUUUUUUU! ¿A qué tecla le doy?

Y el tio lo arregló, además, por telefono, con dos simples instrucciones. Desde entonces, tiene una vela encendida permanentemente en el pequeño altar que le he hecho levantar allá, en el lejano Tibet.

C.Z.

6 comentarios:

Belén dijo...

Por eso yo ahorro para este tipo de inclemencias, por no tener una úlcera acabo llevándolo al servicio técnico...

Besicos

pcbcarp dijo...

Y lo que jode eso... Menos mal que, al fin y al cabo, Meju existe.

RAMPY dijo...

Yo soy un negado de la tecnología así que lo llevaría directamente encarna a Meju

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Si es que como la tecnología punta no hay nada...

SALUSTIANA dijo...

Si es que ya lo decía mi padre, no te metas en camisa de once varas, o lo que es lo mismo ¿"pa que tocas ahí? Si no sabes. Lo mejor es no incordiar, si es que las máquinas estas las carga el diablo. Menos mal que viene bien tener amigos hasta en el infierno. Pues me alegro de que su amigo de usted fuese un lumbreras y le sacase de tremendo apuro porque comprar un ordenador nuevo con esta crisis va a ser inviable. En fin, un saludo visitarlo de nuevo. Saludo de mis puercos que no vea los lustrosos que están.

Ray dijo...

Ya sabes... a la próxima llama directamente a Meju y olvídate de meter mano al ordenador... que es muy suyo.

Saludos Cordiales

Related Posts with Thumbnails