jueves, 20 de enero de 2011

Uno de perritos (de los cojones)


En la sala de una consulta veterinaria se encuentran dos perros: Un hermoso pastor alemán y un doberman, igualmente grande y bello....

El pastor le pregunta al doberman:

-¿Por qué estás aquí?

-Bueno, a mí me van a sacrificar.. .

-Ah, caray! ¿Y por qué?

-Bueno, el caso es que le mordí la manita al bebe de mi dueño.

-Oye, ese no es motivo... ¿no te pueden perdonar?

-Lo que pasa es que el bebe tiene tres meses y casi le arranqué la mano.

-¡No jodas! ¿Por qué hiciste eso?

-No sé, simplemente sentí ganas de hacerlo...Pero dime, ¿por qué estás tú aquí?

-Bueno, lo mío fue también cuestión de ganas....Me estaba bañando con mi dueño, él se agachó para recoger el jabón y no me aguanté las ganas... me fui por detrás, lo sujeté con mis patas y me lo trinque.

-¡¡Aaaaaay, no jodaaaaas, cabrón!! ¡¡Seguro que a

ti también te van a sacrificar!!









-Nooo !!!

a mí solo me van a cortar las uñitas.



5 comentarios:

Julio-jagdo dijo...

Jojojojojo que bueno.

semilla negra dijo...

juas,juas, siempre buenísimos tus chistes,triunfo cuando los cuento por ahí ¿ por qué no pones más de uno?
palabreja: nomeran, un poco más y es no me dan...je,je,

Mara Jade Garland dijo...

Es que mira que dan grima las uñas largas.

Jordi dijo...

Jajajajajaja, es que los arañazos cortan un poco el rollo.

noveldaytantos dijo...

Es que arrearle a alguien por detrás sin sujetarlo bien es difícil. A menos que lo pegues a una pared o algo así.

Related Posts with Thumbnails